Algo sobre mi que pocos saben. Quién soy.

Yo soy de esas personas que tienen su pantalla del escritorio llena de iconos, una carpeta de favoritos con una lista interminable de links y una bandeja de entrada con correos por leer que tardaría al menos un año en vaciar si me lo propusiese. No me entendáis mal, no es que no responda los mails de las personas que se ponen en contacto conmigo, sino que estoy suscrita a, tal vez, demasiadas newsletters.

Y no se queda ahí la cosa. Tengo cuentas en Feedly, Evernote, Pocket, Pinterest... el resultado es en la mayoría de las ocasiones un caos.  Un caos controlado, pero un caos al fin y al cabo, ya que en algunas ocasiones no puedo recordar dónde he guardado qué.

Siempre encuentro cosas interesantes y curiosas que pienso pueden ser de utilidad en un futuro, para mi o para otros. Es como tener una especie de síndrome de diógenes digital.

Solía pensar que era algo que tenía que gestionar de algún modo y hacer limpieza de toda esa montaña de información que al final no estaba utilizando para nada. Pero nunca lo hice, bien al contrario. Desde hace algo más de un año la montaña de links y subscripciones a newsletters continuó creciendo, y a mayor velocidad que antes.

Fue para entonces que a mi padre le diagnosticaron una enfermedad grave de la que no logró sobreponerse. Tras el diagnóstico, y sin haberme planteado nunca antes cómo afecta nuestro estilo de vida y alimentación a nuestra salud, comencé a buscar información sobre ello. No sólo por mi nueva inquietud, sino también para poder ayudar a mi padre a  paliar los efectos de su enfermedad y ¿por qué no? tener la esperanza de que todos esos cambios en su vida no llegasen demasiado tarde.

Durante meses me sentí muy muy perdida, buscando información a todas horas por internet, visitando a nutricionistas, dietistas, médicos de medicina tradicional china, acudiendo a charlas, probando terapias que antes no sabía ni que existían, informándome de cómo afectan algunos alimentos y complementos en nuestro organismo, asistiendo a talleres de cocina vegana... Una avalancha de información difícil de digerir en muy poco tiempo.

A día de hoy puedo decir que fue un punto de inflexión en mi vida, ya que el cambio ha sido grande. A parte de los cambios en mi dieta, el estilo de vida, mi modo de pensar, la manera de enfrentarme a los obstáculos que se presentan en la vida, también pensé que tal vez ahí fuera había gente planteándose la misma pregunta que me hice yo en su momento y sintiéndose igual de perdida que lo estuve yo.

En ese momento fue cuando decidí compartir todo. Todas esas webs, artículos, direcciones, opiniones, contactos, blogs, páginas de facebook, libros... Todo lo que me parece interesante según mi parecer. Esto no quiere decir que lo que yo comparta sea algo definitivo, ni lo mejor. No. Comparto lo que yo he encontrado, las cosas que a mi me ha interesado en algún momento, mis fuentes de inspiración... Pero es obvio que no tiene porque ser lo mejor, ni lo más correcto, ya que ahí fuera hay personas super profesionales, personas mucho más sabias en este sentido de las que yo también quiero seguir aprendiendo.

Así que tómate esto como un punto de vista, una manera de ver la vida, que puede coincidir con la tuya o tal vez no. Yo simplemente muestro mi mundo, mi manera de pensar.

Y si te estás preguntando qué es exactamente lo que podrás encontrar en este blog.... sería complicado hacerte ahora mismo una lista de todo lo que voy a ir publicando. Pero sí que puedo darte una lista de lo que NO encontrarás en este blog:

 

10 cosas que no encontrarás en este blog

 

  1. No se comentará el último episodio o temporada de Juego de tronos (de hecho, no he visto ni uno sólo).
  2. No encontrarás ningún post diciendo lo guay que son e impacientes que estamos por la llegada de las rebajas
  3. No habrán posts-queja o en tono pesimista y derrotista.
  4. La Liga, Champions, Copa del Rey y Europa league lo dejaremos para otros blogs
  5. A estas alturas, sobre política quien más quien menos ha dado su opinión y ya está todo dicho. No es necesario comentar nada más.
  6. No criticaremos al vecino del cuarto, al jefe o al cuñado. Cada uno es como es y tiene la libertad de seguir siendo así.
  7. No habrán trucos milagrosos que nos hagan más guapos, sanos y felices en dos días. Lo bueno requiere tiempo, constancia y compromiso. Así que tal vez lo logres, pero no será mañana.
  8. Menos es más. Además, soy mujer de pocas palabras así que los post serán concentrados. No habrán lecturas interminables.
  9. No encontrarás nada aquí dentro que de algún modo no me motive, inspire, crea, me haga reflexionar o simplemente me guste.
  10. Y para terminar, no encontrarás ningún interés por mi parte en hacerte creer lo que yo creo o que pienses del modo que yo pienso. Éste es un lugar donde simplemente recojo todo lo que me inquieta y lo comparto con todo aquel que pueda interesarle.

 

 

Por el momento, mientras no recibes mi próxima newsletter puedes visitar mi cuenta de Instagram y de Facebook

XXX

 

 

Deja un comentario