Que no te la cuelen. Averigua lo que pones en tu plato.

Siempre recordaré mi época de estudiante durante la que los profesores antes del inicio de un examen siempre repetían “leer los enunciados antes de comenzar”. Y es que así nos iba a muchos por no hacer caso a algo tan simple como eso, terminando por hacer algo que no tocaba o incompleto.

Actualmente, en un mundo siempre con prisa e impaciencia por pasar a otra cosa, leer se queda relegado a “en otro momento que tenga más tiempo” lo que muchas ocasiones se traduce a “nunca”. Y ya no hablemos de tener que leer cuando estás haciendo la compra en el súper durante esa media hora que tienes libre o antes de la hora del cierre.

 

Cada vez es justamente en el supermercado donde se está convirtiendo la lectura en obligatoria si no quieres que te la cuelen.

 

Ya sigas una alimentación vegana, vegetariana, paleo, ovolactovegetariana, cetogénica o simplemente comas absolutamente de todo sin excepción y tan solo te preocupe la calidad de los alimentos que compras y seguir una dieta saludable, es importante que sepas que no es oro todo lo que reluce, ni súper bueno y natural todo lo que vemos en los estantes de los supermercados.

Por mucho que nos lo intenten vender las marcas con sus atractivos packaging llenos de todas esas características beneficiosas que aportan a nuestra salud, hay muchas cosas con las que estar alerta, y una de ellas es el tan recurrido “integral”.

No te pierdas éste post de Dime que comes donde habla sobre ello y cómo detectar si lo que estamos comprando es realmente Integral o simplemente nos están colando un gol.

Deja un comentario